Princesa. Reseña de Ana Fernández Martínez

by Jera Romance
(España)


Princesa
Patricia Sutherland
Romance contemporáneo
Publicación: Abril 2011
15x21, tapa blanda
385 págs.
ISBN 978-84-614-8540-6
PVP € 10.95
También disponible en ebook.
Más información: extractos, booktrailer, reseñas.
¿Dónde comprarla?



Importante: puede contener spoilers



Las impresiones y sensaciones que me ha producido esta novela, más en concreto sus personajes, han ido cambiando a medida que avanzaba en la lectura.

Al principio me preocupó no ver química entre los protagonistas. Aunque sí que es cierto que Dakota se siente tremendamente atraído por Tess desde el primer instante, y trata de acercarse a ella con su peculiar e irreverente forma de ser.

El rechazo de ella es más que comprensible. Dakota es el muchacho por el que suspira su hermana pequeña desde siempre, a pesar de que él jamás ha mostrado ni la más mínima señal de interés por ella, es vecino de sus padres, y por añadidura es once años menor que ella.

Hasta aquí todo muy normal.

Aunque viendo la reacción de Tess me devané los sesos imaginando cómo esta pareja podría llegar a estar junta, más teniendo en cuenta, que viven a cientos de kilómetros el uno de la otra.

Dakota desde el principio me agradó, a pesar de su pasotismo y sus modales bruscos. Tan solo el hecho de tener vienticinco años me mantenía, al igual que a la protagonista, un poco reacia a pensar que de allí podía salir algo bueno.

Pero poco a poco fui descubriendo a un hombre que, a pesar de su juventud, no era tan duro como pretendía demostrar al mundo. Y poco a poco fui prendándome de él y sus maneras, según iba leyendo y conociéndolo. Eso sumado a su espectácular y llamativo físico, alto, pelo largo, patillas, perilla y un cuerpo de escándalo con un maravilloso tatuaje recorriendo su espalda.

La hermanísima, Abby, desde el primer momento me pareció una niña caprichosa y cansina, que a pesar de poder conseguir que cualquier muchacho caiga rendido a sus pies, se ha empecinado en perseguir al único que parece inmune a sus encantos, resultando pesada y hasta un poco patética. Insistencia que además, está respaldada por las mujeres de su familia (por parte materna) que la alientan a continuar con su acoso, a pesar de que es más que evidente que Dakota no siente ningún tipo de interes por ella.

Al final, y a pesar de que puedo entender su dolor, me parece desmesurado el trato que ofrece a su hermana, llegando a caerme realmente mal.

Tess me ha encantado desde el principio. Una mujer inteligente, trabajadora e independiente que tiene las ideas muy claras o eso cree hasta que Dakota irrumpe en su vida. Y ve como poco a poco sus prioridades y sus principios cambian sin apenas darse cuenta de ello.

El padre de las chicas me ha parecido el más cabal y suspicaz de toda la familia, al que no le pasa desapercibida la atracción que el joven vecino siente por su hija mayor y aunque sabe que de eso no saldrá nada bueno, en nigún momento la juzga, cuando todos parecen dispuestos a sacrificarla.

Tan solo le reprocharía el no haber tomado partido, de forma más abierta a favor de su hija Tess, dejándola en manos de las duras críticas de su familia.

Mi preocupación del principio, por la falta de química entre la pareja, se ve recompensada por la fuerza y la pasión que surge cuando se encuentran tras meses de mantener un tira y afloja mediante emails.

No es que salten chipas, es que se produce una explosión en toda regla.

Pero a pesar de que es más que evidente que ambos están locos el uno por la otra, no será tan sencillo llevar a buen puerto esa relación, que desde un principio parece abocada al fracaso.

La distancia, la diferencia de edad, los sentimientos de Abby y su familia son razones de peso que pondrán en peligro la fogosa y frágil relación de Tess y Dakota.

Sin duda esta es una de las partes de la novela que me han conmovido con mayor intensidad. Al borde de las lágrimas (si hubiera estado sola, seguro que más de una hubiera escapado de mis ojos) y con un nudo en la garganta, devoré los últimos capítulos, deseando que todo se arreglara y que Tess y Dakota lograran salvar sus diferencias, enfrentando a todos y no dejando pasar la oportunidad de ser felices.

Me ha encantado la forma de resolver de la autora. Y sobre todo la forma en que Tess afronta sus sentimientos y toma las decisiones que considera oportunas para lograr la felicidad, pese a quien pese y dejando muy claro a todos cual es su punto de vista en aquella situación que ha puesto patas arriba la vida de demasiadas personas.

Estupendamente escrita, con buenos diálogos y una lectura fluida, me ha mantenido pegada a sus páginas deseando llegar al final para conocer el desenlace de lo que en principio parece una relación imposible.

Cuenta con unas descripciones estupendas, que te meten en situación sin problema y con las que logras imaginarte a los personajes a la perfección.

El aspecto de motero, duro y rebelde de Dakota me ha encantado, ya lo he dicho. Pero sus sentimientos y la madurez que demuestra a pesar de que todos opinan de él que es un vago y un irresponsable, lo hacen muy atractivo, al menos para mí.

Resumiendo, "Princesa", es una historia diferente, apasionada e intensa que me ha emocinado como hacía tiempo no lograba hacerlo ninguna novela.

Imagino que alguien con más capacidad que yo para hacer críticas sabría sacarle más jugo a esta obra y posiblemente se me han quedado muchas cosas en el tintero. Pero baste decir que me ha encantado y que he disfrutado enormemente con su lectura.



Ana María Fernandez Martínez


Ana María Fernández Martínez es autora de la novela romántica "Declaración de amor", Zafiro Ebooks, 2011.



Nota: Ana publicó esta reseña en El Rincón de la Novela Romántica y ha sido reproducida aquí con su consentimiento expreso.

~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~


¿Estás de acuerdo?
¿Has leído Princesa y quieres compartir tu opinión?


Usa el enlace que ves a continuación para dejar un comentario o puntuar esta entrada. ¡Gracias!

Click here to post comments

Return to Reseñas de Princesa.