SIEMPRE HAS SIDO TÚ
Parte I 


Un relato romántico y emotivo que abre las puertas

a un nuevo futuro para Jaume y Anna ❤️




- I -

Domingo, 26 de diciembre de 2010.

Casa familiar de los Estellés.

Ciudadela, Menorca.


«Dios, a quién se le ocurre…», pensó Jaume mientras esperaba con la ansiedad a punto de salir disparada hacia Marte que alguien le abriera la puerta de la casa de Anna. Por una vez, incluso prefería que lo hiciera cualquier otra persona menos ella. Necesitaba unos minutos para recuperarse del disgusto y respirar. Vaya manera de inaugurar el día en que Anna lo esperaba para hablar de cosas importantes; quedándose dormido como un idiota.

Estaba bastante seguro de haber puesto el despertador antes de acostarse. Toda la semana había sido muy ajetreada. Se la había pasado corriendo de un lado para el otro. Su socio y él tenían un gran proyecto entre manos y las semanas previas a la firma siempre eran iguales. Si a eso le sumaba [..] Pero, por lo visto, había activado la alarma en sueños porque en la vida real el maldito aparato no había sonado.

Había caído rendido a las tantas de la madrugada y no se había enterado de nada hasta que había abierto los ojos nuevamente cuando ya era de día… Al darse cuenta, había saltado de la cama. Literalmente. Tras darse una ducha a velocidad supersónica, había salido corriendo de la casa. Como era tarde y en la panadería habitual la nueva horneada de ensaimadas tardarían en estar listas, Anna tendría que conformarse con magdalenas.

Idiota. Más que idiota.

La preferencia de Jaume se cumplió. No fue Anna quien le abrió la puerta, sino su hijo quien lo recibió de la misma forma que siempre.

—¿Otra vez aquí? —comentó Danny al pasar a su lado con cara de estar malhumorado. Sin esperar una respuesta, se alejó calle abajo dejando la puerta abierta.

Jaume no estaba acostumbrado a caerle mal a la gente y, en su opinión, las reticencias del chaval empezaban a estar fuera de lugar. Llevaba saliendo con Anna casi un año y se había ocupado de dejarle bien claro a toda la familia que su intención era seguir a su lado todo el tiempo que fuera posible. ¿Hasta cuándo pensaba seguir tratándolo como a la típica visita pesada? 

—¡Buenos días a ti también, Danny! —repuso. Lo hizo en voz lo bastante alta para que lo oyera, pero el joven no se dio por aludido.

Jaume cerró la puerta tras de sí y fue hacia el interior de la casa repitiendo mentalmente su disculpa. Asomó la cabeza por la puerta del salón y vio que Anna conversaba con Neus. Estaban sentadas una junto a la otra en el sofá. Escuchar su risa lo tranquilizó.

—¿Puedo pasar, señoras?

—¡Jaume, qué bien que hayas llegado! ¡Claro, ven! —exclamó Anna, tendiéndole la mano para que fuera a sentarse a su lado—. Este café estará frío, Neus. ¿Podrías traer una jarra caliente?

—Claro, ahora mismo. —Su mirada se cruzó con la de Jaume al ponerse de pie. Rezumaba picardía—. Muy buenos días, señor Mayol.

Jaume sonrió divertido.

—Muy buenos días, Neus —la saludó. 

Se sentó junto a Anna y la besó en los labios.

—Mil perdones por llegar tan tarde… ¿Puedes creer que me quedé dormido? Lo siento muchísimo, nena. —Señaló el paquete que había depositado sobre la mesa ratona—. Y también lamento que hoy vayas a tener que conformarte con magdalenas.

Anna tomó su rostro entre las manos y le devolvió el beso.

—Sí que lo creo. Llevas toda la semana muy estresado y ayer fue un día de locos. Demasiadas emociones y demasiada tensión. Y no lo lamentes. Mi desayuno favorito eres tú. Las ensaimadas son solo un capricho del que puedo prescindir perfectamente.

—Vaya… Gracias.

Anna volvió a besarlo.

—De nada.

Él recorrió el rostro femenino con una mirada entre intrigada y satisfecha. 

—Te veo más fantástica que siempre, me parece que tú también has dormido de maravilla…

Así era. Anna había dormido toda la noche de un tirón, se había levantado temprano sintiéndose despejada y con bastante energía. Hasta tenía la sensación de que la orquesta de dolores y malestares que solían acompañarla a todas partes los últimos meses, hoy sonaban en un volumen mucho más bajo.

—Mejor que nunca. Tanto que hasta los desplantes de mi jovencísimo único hijo varón hoy no me molestan tanto, fíjate. Te ha dedicado alguna de sus amables frases de bienvenida, ¿verdad?

Jaume asintió con una expresión cómica en la cara. 

—¿Lo ves? A mí me ha dicho que no lo esperara a comer, «que ya vendría cuando se desocupara»… Como si esto fuera un hotel o un restaurante y cada cual pudiera ir y venir a su aire sin que a los demás les importe…

En cuanto Danny se había enterado de que ella le había pedido el...



©️ 2021. Patricia Sutherland
«Siempre has sido tú. Parte I».
(Fragmento)




ClubRomanticas, la zona Vip de Patricia Sutherland


Si eres miembro, pincha el enlace para iniciar sesión con tu usuario y contraseña, y disfrutar del relato completo online ¡o descargarlo, si lo prefieres!




Si aún no eres miembro… ¿a qué estás esperando? Club Románticas es el lugar ideal para las lectoras que siempre quieren más de sus personajes favoritos de mis series, solo tiene ventajas y con tantas cosas por contar de los personajes que ya conoces y tantos otros nuevos esperando su turno para salir a escena, ¡esto no ha hecho más que empezar!




CLUB ROMÁNTICAS: Siempre has sido tú. Parte I.

PERSONAJES:

JAUME ❤︎ ANNA

EXTENSIÓN:

7.982 palabras ❤︎ 21 páginas 

BASADO EN:

Los moteros del MidWay, 4. Extras Serie Moteros 10